Todos los tipos de cartas tienen un formato y estructura que seguir, además de unas características y pasos que se deben respetar, eso incluye la parte final, es decir, la despedida. Así como en el resto del cuerpo del texto, el último párrafo incluye un mensaje.

Una carta formal, desde el primer párrafo desarrolla una estructura de cordialidad y respeto. Esto se debe mantener hasta la despedida, lo único que puede variar es el tono de acuerdo a la confianza y relación que se tenga con el destinatario.

Por tradición, una carta tiene mucho poder. Se puede conocer mucho a una persona por su manera de escribir y expresar un mensaje. En una despedida hay una carga mayor porque de ella dependerá una respuesta. Se recomienda no subestimar la importancia que tiene lograr un buen final.

¿Qué es?

La despedida de una carta formal no es más que la parte final del escrito antes de insertar la firma. Es el lugar donde más se centra la amabilidad a fin de transmitir una buena sensación de respeto. También se conoce como el cierre y son las últimas palabras que suele quedar grabada en la memoria del lector.

Hay varias maneras de cerrar una carta formal, puede ser conservadora en caso de tratarse de algún desconocido, bien sea para impresionarlo y lograr llamar su atención o para alcanzar el objetivo planteado en el texto. También puede ser una despedida complementaria si se trata de una persona de su entera confianza.

Cuando nos referimos a este medio de comunicación tan antiguo, no debemos dejar a un lado lo tradicional, así que el cierre debe mantenerse tan profesional como el resto de la carta. Forma parte de la esencia del autor, transmite quién es y el mensaje que quieres dejar.

Ejemplo de cierre de cartas formales

Una carta formal está llena de cordialidad desde el primer saludo. El cierre en este tipo de cartas denota el respeto que se tiene al destinatario y le permite tomar una decisión sobre la solicitud expuesta. En ese sentido, es de gran importancia utilizar un cierre de cortesía para una buena impresión. Aquí te ofrecemos algunos ejemplos:

Mis mejores deseos,

Respetuosamente,

Sinceramente, 

Atentamente,

Con sincero agradecimiento,

Mis mejores deseos,

Cordialmente suyo,

Existen otros ejemplos que también se pueden tomar en cuenta, lo importante en este punto es elegir el correcto, de acuerdo a la relación que guarde con el destinatario. En una carta formal la intención es mantener la distancia correcta sobre el trato a la persona, es decir, no se vale tutear cuando ni siquiera conocemos al lector, es preferible ser respetuoso hasta el final.

Por ejemplo, si decide utilizar Respetuosamente tuyo, sustituye la palabra Tuyo por Suyo, el lector sabrá apreciar el trato cordial que se le da desde el inicio. Además, demuestra al autor como una persona muy educada.

Frases más habituales de despedida

Gracias a la tecnología y nuevas maneras de expresión, las frases utilizadas en las cartas o correos electrónicos han cambiado, se han modernizado y adaptado a la nueva era. La idea es mantener la formalidad de los tipos de cartas, pero con mayor naturalidad, pues se trata de dos personas interactuando y no de robots.

A continuación presentamos las frases más habituales de despedida en una carta formal:

Agradezco de antemano su respuesta,

Sin otro particular, se despide. Atentamente,

Sin otro particular, me despido con grato aprecio y consideración,

Le saludo con la más alta estima y consideración,

Gracias anticipadas por su tiempo, quedo a la espera de su respuesta. Atentamente, 

Sin más, me despido. Un saludo cordial,

Sin importar cuánto ha cambiado el mundo de la comunicación, la cordialidad y respeto debe continuar para sembrar o mantener una buena relación laboral, de negocios o comercial.

Consejos finales

El cierre de una carta formal está lleno de muchas opciones y todas son válidas. Como ya mencionamos, lo que diferencia una despedida de otra es la relación que guarda el autor con el destinatario. La cordialidad es fundamental para cumplir con la estructura de una carta formal.

Ser agradecido: Si la intención de una carta es solicitar un favor, es preciso limitar las opciones a formatos de agradecimiento, por ejemplo: Con aprecio o Con gratitud. También se puede utilizar: Saludos cordiales o Cordialmente.

Menos casual: Jamás debes considerar frases o palabras como: Salud, Amor, Siempre. La carta formal requiere de un tono profesional de principio a fin, ya lo hemos mencionado. No se compara con una carta de amor o personal.

Carta formal de trabajo: Dentro de la carta formal también encontramos otros tipos de correspondencia. Para las relaciones de trabajo se manejan frases relacionadas a esta área: Quedo a su disposición, Espero contar con su entusiasta participación. Un saludo cordial, Le agradezco la atención mostrada, le envió un cordial saludo, En espera de su respuesta, le saluda atentamente.

Firma: La firma o nombre del autor debe ir luego de la despedida de cortesía. Se puede incluir datos como un correo electrónico o número de contacto para lograr una respuesta. Si la carta es impresa no olvides dejar un espacio entre el cierre y tu nombre para colocar tu firma personal.

Las cartas formales de instituciones suelen incluir los dos nombres, apellidos, cargo o grado de instrucción para darle más valor. Es considerado de mala educación no estampar la rúbrica en una carta formal. Incluso si se trata de una carta online, actualmente existen las firmas digitales.

Postdata: Una carta formal no incluye postdata ya que se considera una falta de cortesía. El orden y estructura de este tipo de carta no da espacio para familiaridades. Aunque hay estrategias comerciales planificadas que sacan provecho de la postdata para destacar algunos puntos en forma de oferta.
Verificar el texto: Todo escrito debe ser corregido, verificar que todo está en orden y no existan errores ortográficos y de gramática. Sobre todo en este tipo de cartas, donde la formalidad es la clave. No permitas que una equivocación deje una mala impresión de ti, la carta debe estar correctamente escrita desde el saludo hasta la última letra.