Para la humanidad, comunicarse de manera escrita significa dejar una constancia que perdure en el tiempo acerca de lo que se dice, se piensa o incluso se recomienda; no cabe duda que la comunicación por medio de cartas es también una manera viable para hacer documentos con validez y que a su vez despeje cualquier duda que una persona o ente jurídico pueda tener. 

Resulta interesante como al adentrarnos en el mundo de las cartas, podemos encontrar variedad de estas pues, las hay para todos los gustos y para cada requerimiento de nuestro proceder, bien sea formal e informal.

Entre las cartas que se conocen como formales, hay una que resalta por el uso tan frecuente que se le da; ya que, es muy solicitada en la actualidad para los variados requerimientos que el día a día nos exige. 

Se trata de la carta de trabajo, un documento que para muchas empresas o entes jurídicos, es un requisito indispensable a la hora de hacer tratos comerciales. La importancia de este tipo de cartas se basa en el hecho de que, por medio de estas una persona puede demostrar su estabilidad laboral y económica.

¿Qué es una carta de trabajo?

Una carta o constancia de trabajo, es un requisito realmente indispensable para muchas de las entidades con las que una persona desee crear lazos comerciales; por lo que, si eres un empleador o formas parte del área de recursos humanos de la empresa en la que laboras, es de vital importancia que conozcas su significado y la manera en la que puedes realizar un formato para el uso empresarial.

Con base en lo antes expuesto, se tiene que, una carta de trabajo, es un documento formal mediante la cual, una empresa o ente jurídico hace referencia de una persona o empleado y su estatus actual en dicha compañía.

Es por medio de estas cartas que, el empleador expresa lo concerniente al ámbito laboral de su trabajador; es decir, a través de ella se prueba la relación laboral existente entre la empresa y el solicitante.

 ¿Para qué sirve una carta de trabajo?

La razón por la que una empresa prestadora de un servicio tiene entre sus requisitos, la entrega de una carta de trabajo, es principalmente para utilizarla con fines administrativos; pues, esta permite aclarar la situación laboral en la que se encuentra el solicitante del servicio. Desde esta perspectiva, este tipo de carta sirve para solicitar visas, préstamos bancarios, hipotecas, para aperturas de cuenta, compras a crédito, etc. 

Hay otro uso muy importante que se le da a estas cartas y no es más que el de consignarla como elemento clave a la hora de iniciar con la búsqueda de un nuevo empleo; aunque suene un poco fuera de contexto, hay ocasiones en las que tener una carta de trabajo puede significar un punto a favor del solicitante.

¿Cómo redactar una buena carta de trabajo?

En el ámbito profesional existen múltiples detalles que te permiten realizar documentos que realmente hagan la diferencia. Hacer cartas de tipo formal es una de ellas.

Evidentemente, todo documento debe contar con una estructura que se amolde al tipo de requerimiento y por supuesto, una carta de trabajo no escapa de esta realidad; así que, si eres un empleador y necesitas redactar una carta de trabajo, debes tener en cuenta ciertas claves para hacerlas con mucho profesionalismo.

Identificación de la empresa, para iniciar una carta de esta índole, lo correcto es colocar nombre y logo de la empresa; esto imprime credibilidad en el asunto.

Quien recibe, como toda buena carta, dedicar la primera línea de esta a escribir el nombre de la persona o empresa que la recibirá, es un dato que, aunque no es completamente necesario, si es recomendable para demostrar el formalismo que el asunto requiere.

Nombre del trabajador, el nombre de la persona o solicitante de la carta se coloca al inicio de esta; debe incluir el número de identificación de la persona después del nombre y apellido.

Cargo, este es un dato que por ningún motivo se debe excluir de una carta de trabajo.

Fechas, seguidamente del cargo, se agrega la fecha en la que el trabajador inició sus actividades laborales. Este dato es realmente relevante para el receptor; ya que, mientras mayor antigüedad en la empresa tenga la persona, mucho más confiable demuestra ser.

Culminación de la relación laboral, agregar si el contrato es determinado o indeterminado es un énfasis necesario; para cualquier ente jurídico al que vaya dirigida la carta le resultará este dato un punto de partida para la aprobación de cualquier solicitud previa.

Despedida, demostrar ante todo los buenos oficios que el remitente está dispuesto a ofrecer en caso de ser necesario, es muestra de profesionalismo; así que una cordial despedida nunca está demás. En esta sección es justo donde se coloca la fecha en la que se expide la carta.

Datos del remitente, para finalizar esta carta, es de suma importancia colocar firma, nombres y número de contacto de la persona que ha redactado la carta, así como el sello de la empresa.

Consejos

Antes, durante y después de realizada una carta de trabajo, hay ciertas recomendaciones que debes tener presente:

En primer lugar, revisa muy bien el escrito, así descartas cualquier error que pueda haber pasado por alto.

Pregúntale al solicitante si requiere que el salario que devenga esté plasmado en la carta pues, hay empresas que no requieren este dato, por lo que no siempre es necesario colocarlo.

Este tipo de cartas no deben ser extensas, su desarrollo debe ser puntual y sin proporcionar detalles que no vayan al caso.

Evite a toda costa colocar información extra del trabajador; por ejemplo, evaluaciones internas, amonestaciones, etc. Estos datos no son necesarios para efectos de estas cartas.

La firma que el remitente realice debe ser preferiblemente a mano; por lo que hay que evitar impresiones que lleven incluida la firma.

El sello tiene que ser húmedo, esto demuestra que realmente la carta ha sido realizada por la empresa que la remite, descartando posibles plagios.

Ten presente que en los tipos de cartas formales, el profesionalismo con la que estas se redacten son un punto clave y a favor del solicitante.