No existe comunicación más efectiva que aquella que se da por escrito pues, ésta brinda la posibilidad de que el escritor organice sus ideas antes de plasmarlas, logrando con ello disminuir la distorsión que en muchas ocasiones se crea con otros tipos de comunicación. 

Cuando hablamos de comunicación escrita, debemos saber que ésta representa un antes y un después desde sus inicios; ya que, entre sus tantas bondades, se encuentra la ruptura del monopolio de la información, cortando a su vez con las distancias.

Es evidente que la comunicación y en especial la escrita, constituye la mejor manera de expresarnos y crear mensajes con diferentes significados y variados fines para determinado público. Visto desde ese punto, las cartas son un principio fundamental para lograrlo y es por ello la variedad de éstas. 

Existen cartas para cada requerimiento, desde aquellas destinadas a familiares y amigos hasta aquellas dirigidas a instituciones que la soliciten como requisito para aprobar ciertas solicitudes; entre sus tantos tipos se encuentra la carta de recomendación vecinal, un documento poco usado, pero de gran ayuda pues, esta como su nombre lo indica es aquella que sirve para dar referencia acerca de un vecino.

¿Qué es y para qué sirve la carta de recomendación vecinal?

Tomando como referencia lo expuesto con anticipación, se puede decir que, una carta de recomendación vecinal no es más que aquel escrito en donde una persona da recomendaciones de un vecino. En ésta se expresa de manera cordial lo concerniente a las cualidades que muestra el solicitante como residente en determinado lugar.

Por este medio, el remitente expresa si el solicitante es buen vecino, si ha demostrado ser una persona honesta, si cumple con sus pagos en la comunidad en la que reside, entre otras cualidades indispensables al momento de dar recomendaciones.

 Este tipo de cartas son muy útiles a la hora de solicitar documentos tales como pasaporte, visa, requerimientos bancarios o cualquier otra circunstancia que así lo amerite.

Dicho de otra manera, esta carta sirve para dar recomendación en caso de estar en busca de alquiler de propiedades, para solicitar préstamos, para suscripciones en empresas que así lo exijan, para ingresar en organizaciones, especialmente las de  índole gubernamental. 

En términos generales, este tipo de carta se utiliza para proporcionar información respecto a las cualidades observadas en una persona; es en ella en donde se resaltan los buenos oficios del solicitante como vecino.

Partes y datos que contiene una carta de recomendación vecinal

Una carta sea cual sea la finalidad que se le dará, debe estar constituida por una estructura bien determinada, que permita su buena comprensión e indique de manera clara lo que se busca con ella. Sin embargo, esto no es lo único que se requiere al momento de redactar una carta de recomendación pues, existen otros puntos relevantes que proporcionan mayor información y por ende confiabilidad al receptor.

  • Lugar y fecha: Toda carta que se redacte sea esta formal o informal, debe incluir un dato tan relevante como lo es el lugar en donde se emite y la fecha pues, este es un antecedente que busca dar confiabilidad mediante el tiempo; ya que, cuando el lector observe fechas, para él aportará mayor seguridad lapsos de tiempo menores que aquellas que conservan uno mucho mayor al momento de su entrega.
  • Destinatario: Las cartas por lo general incluyen en su estructura un dato que para cualquier efecto es primordial, se trata del nombre de la persona a quién se le envía la carta, iniciando con señor o señora, doctor, ingeniero, licenciado o cualquiera sea el grado de instrucción de la persona a la que va dirigida, seguido del nombre; por ejemplo:

Ingeniero Juan, seguido en la siguiente línea por todo aquello que se desea exponer en la carta. Esto es en caso de que se sepa con exactitud a quién va dirigida la carta, en caso contrario, lo recomendable es colocar:

A quien pueda interesar o A quien corresponda, seguido igualmente por el desarrollo de la carta.

  • Cuerpo o desarrollo de la carta: En este punto se debe iniciar colocando los datos principales del solicitante; nombre y número de identificación son uno de esos datos obligatorios. Es justamente en esta sección en donde se colocan las características que hacen de la persona un buen vecino, así como la relación existente entre la parte interesada y el remitente de la carta.
  • Despedida: Aportar a la carta una despedida cordial y llena de respeto juega un papel relevante en toda carta; es aquí donde se demuestra nuestra amabilidad y disposición para aportar datos confiables. En este punto podríamos culminar diciendo:

Sin más que agregar y quedando a sus gratas órdenes se despide o quedando a su disposición para cualquier información adicional que pueda aportar. Estas son frases gentiles que indican al lector que pueden sin ningún problema solicitar la información pertinente.

  • Firma y datos de contacto: La parte final de toda carta de recomendación debe incluir un punto clave y necesario para el receptor en caso de que este desee información adicional y estos son la firma, nombre, apellido y algún número de teléfono o correo electrónico donde ubicarlo.

Consejos finales

Las cartas de recomendación vecinal son un tipo de carta explicativa y formal que buscan aportar información relevante de un vecino; es por ello que, al momento de redactarla debemos tener presente que, por sus características, esta carta debe contener información fidedigna, acertada, con datos correctos tanto del solicitante como de la persona que la redacta.

Es aconsejable como en toda carta, hacer uso de un lenguaje formal, agradable, que inspire confianza al lector y por supuesto como en todo escrito que se desee realizar, hay que hacer una redacción limpia; es decir, carente de errores ortográficos y palabras con doble sentido que se puedan prestar para malas interpretaciones. 

Resulta oportuno recordar que, en una carta de recomendación no sólo se encuentra en juego la reputación de la persona a la que se hace referencia en dicha carta, sino también la de aquella que aporta los datos y da la respectiva referencia a quien la solicite.