El lenguaje escrito desde sus inicios, ha sido el medio de comunicación más utilizado en todo el mundo. Incluso en tiempos de guerra, en la que combatientes intercambiaban textos con sus más allegados.

Una carta es una manera formal e informal de demostrar cualquier emoción. Es una vía de escape para las situaciones que se presenten y su efectividad siempre está garantizada. Las cartas varían de acuerdo a su contenido, pues ninguna es igual.

Aunque suene trillado, una carta cumple funciones que una llamada o correo electrónico no pueden. El tiempo seguirá pasando, pero un papel que plasme el sentir del remitente, no tiene comparación.

En este post profundizaremos en lo que es una carta personal, la más individual y expresiva de todas las cartas, sin importar que ya no se escriban a pluma y pocas veces en papel.

¿Qué es y para qué sirve una carta personal?

La carta personal, es un documento íntimo y de carácter privado entre dos personas. Se diferencia de las demás por su forma de escritura. Este tipo de carta suele ser enviada a familiares y amigos, en su mayoría.

Sirve para expresar un sentimiento profundo de amor, agradecimiento, tristeza, entre otros, que solo será revelado a una persona. La carta personal es la más reveladora, por lo que no se puede hacer pública, sin el consentimiento de los involucrados.

En años de guerra, fungió como una vía de escape para militares y familiares que mantenían constante comunicación, en las que expresaban sus pesares y deseos más íntimos. Más allá del momento que vivían.

Como ya se mencionó las cartas personales no suelen ser públicas, es una característica que la diferencia de las demás. Sin embargo, cuando el escritor muere, si se trata de una persona muy representativa, el destinatario decidirá si la hace del conocimiento de todos. En este caso se trata de omitir el verdadero nombre y se empieza a conocer como epístola.

Cómo escribir una carta personal

Antes de comenzar a escribir es importante tener en cuenta varios aspectos, solo así se podrá obtener como resultado, una carta muy expresiva, con un mensaje claro y profundo.

La intención de enviar un escrito tan personal a un familiar, pareja o amigo, es que plasme sentimientos verdaderos. En ese sentido, es primordial poner en orden las ideas, definir el propósito de la carta, entender si es solo para saludar, contar una historia, declarar un amor o pedir ayuda.

Ahora bien, para escribir de manera correcta una carta personal, es fundamental conocer sus partes. Las características de una carta personal son similares a otros tipo de cartas, es decir, tiene la fecha, el saludo, el cuerpo del texto y la firma, pero se destaca entre las demás por la forma en que se redacta.

Encabezado: Es el lugar donde se coloca la fecha en que fue escrita junto con el lugar, que aunque aparece en el sobre, siempre es necesario incluirlo en la fecha. También se puede colocar el nombre del destinatario.

Ejemplo: Madrid, 25 de mayo del 2000

Saludo: En este espacio se saluda a la persona a quien se escribe. Gracias a la peculiaridad de este tipo de carta, las palabras del saludo pueden ser cariñosas, todo depende de la confianza que exista entre el remitente y destinatario.

Ejemplo: Querida amiga:

  Estimado josé:

Cuerpo de la carta: Esta parte se compone de tres fases; primer párrafo, suele ser el más difícil porque en muchas ocasiones no se sabe por dónde empezar; cuerpo central, aquí se expresa la idea principal del texto, si existe más de un motivo para enviar una carta, lo primero es poner en orden las ideas; último párrafo, se puede cerrar con una despedida emotiva, con una invitación a estar en contacto o simplemente interrogantes que incitan a una nueva carta.

Como se trata de una carta muy personal e informal, desde el inicio se debe ser muy transparente. Sentir que se trata de dos personas que conversan frente a frente. Un ejemplo es comenzar con una pregunta de rutina y no poco importante ¿Cómo estas? ¿Qué ha sido de tu vida?.

Para el cuerpo central un ejemplo puede ser redactar una anécdota: Hace días revise el anuario escolar y me complace lo mucho que hemos cambiado. Lo importante es mantener una secuencia.

Un ejemplo para el último párrafo o despedida está: Espero saber de ti muy pronto, Me encantaría escucharte algún día.

Firma: Como en el saludo, la firma debe ser cariñosa, todo depende de la relación que guarde el remitente con el destinatario.

Ejemplo: Siempre tuyo, José.

  Con cariño, María

  Recibe un fuerte abrazo, Samuel

Posdata: se refiere a un extra, una idea o información adicional que no fue incluida en el cuerpo de la carta. Pero es opcional, no necesariamente las cartas personales deben llevar este scrip.

Ejemplo: P.D. De verdad tengo muchas ganas de verte.

  P.D. En una semana te daré una gran sorpresa.

Consejos finales

Una carta personal es un instrumento privado, como ya hemos aclarado, solo compete al remitente y destinatario. También se le conoce como epístola, suele hacerse pública si se trata de una persona reconocida, claro, esto sucede luego del fallecimiento del autor.

Este texto no puede estar lleno de publicidades o comentarios comerciales, por el contrario, debe ser una redacción emotiva, sincera, fresca, llena de historias compartidas entre dos personas.

Dentro de las cartas personales existen clasificaciones como amistad, amor, familia, compañerismo, entre otras. En cada una el lenguaje es diferente, todo depende de la idea que se quiere transmitir.

Cuando se está dispuesto a escribir o transcribir una carta, no solo se deja constancia de un mensaje, también se deja parte del alma y corazón. Hay que insistir en que las cartas personales son muy privadas de acuerdo a la relación entre el remitente y el destinatario.

Este tipo de carta es única, así que para su redacción es recomendable demostrar todo el amor, cariño y respeto que se siente por el receptor. Las cartas personales, deben ser hechas con cuidado, no solo en el mensaje principal, también en la ortografía.

El valor de una carta se denota en el esfuerzo de la persona por escribir, a mano o en un ordenador. Pudieran decir que gracias a la tecnología, una carta ya no significa mucho, un papel impreso es algo poco sentimental, y no, no es así, expresar lo que se siente nunca es fácil, sea a puño y letra o sea tecleando en un ordenador.

Remitente o destinatario, es necesario buscar un espacio para demostrar agradecimiento. Expresar alegría al escribir y luego de haber leído sobre lo que una persona siente.

Imaginar que se habla frente a frente con el destinatario es un factor clave. Para los escritores, se trata de una oportunidad única de expresarse, probar frases nuevas, aprender en detalle cómo debe ser tratado el lector y afinar la tonalidad de la voz.

Respecto al lenguaje a utilizar, se recomienda uno fresco, en la mayoría de los casos puede ser informal, pero todo dependerá de la relación que guarden las dos personas involucradas. Toma en cuenta un lenguaje atrevido, respetuoso, romántico, incluso chistoso.

Por ningún motivo se debe ser agresivo, pues en las cartas personales reina la buena relación entre el remitente y destinatario. Por eso, son factibles hasta para enviar poemas a la persona amada, recordar buenos momentos y hacer promesas sobre el futuro.

Cuando la relación es en extremo buena entre el remitente y destinatario, sobrarán las lluvias de ideas, por lo que, no es repetitivo recordar que deben ser ordenadas. En la carta personal, no se puede saltar de una idea a otra, ya que el lector se puede confundir y perder el interés en culminar el texto.

Un orden cronológico de los hechos es una buena recomendación para tener coherencia en la carta. Así como frases y palabras conocidas que usarían personalmente, no importa si se trata de maldiciones o cualquier tipo de jerga.

Para que la carta sea inolvidable, utiliza frases que sean recordadas al final de cada párrafo, pero sin abusar y como en todos los casos, deja lo mejor para el final.

Si la carta está hecha a mano, sería un detalle muy bonito que el destinatario sabrá apreciar. Ahora, si es impresa, puedes firmar en lápiz como símbolo del cariño y cuidado que se tuvo al escribirla.

Jamás olvides que la carta personal es el instrumento de comunicación más expresivo entre dos personas.