Renunciar a un empleo no es nada sencillo; cuando este planteamiento llega a nuestra mente es porque en definitiva algo no marcha bien o porque hay otras opciones tocando la puerta. Cualquiera sea el caso, cuando se renuncia hay pasos que se deben seguir y de los que no debemos prescindir pues, el profesionalismo debe mostrarse en cualquier circunstancia.

En formato Word

En formato PDF

Es evidente que el primer paso para renunciar a un empleo es dejar una constancia fidedigna de ello, y la manera correcta de hacerlo es mediante una carta de renuncia. Aunque desde el punto de vista estructural, realizar este tipo de carta es muy sencillo, al momento de iniciar su redacción, para el renunciante puede implicar una serie de emociones que hacen de su realización una labor complicada.

Teniendo presente lo difícil que resulta hacer este tipo de redacción, en este apartado queremos ayudarte a que realices una carta de renuncia que te deje bien parado con tu futuro ex empleador, para que dejes una buena base en caso de que en algún momento quieras volver.

¿Qué es una carta de renuncia?

Una carta de renuncia es un documento formal, mediante el cual, expresamos nuestro deseo de culminar las relaciones laborales con la empresa en la cual se ha trabajado durante un determinado período de tiempo. Esta carta significa un paso indispensable para culminar labores con el debido respeto y profesionalismo que el caso amerita.

A pesar de lo que representa hacer entrega de una carta de renuncia, siempre es aconsejable antes de hacerlo, ir personalmente con nuestro jefe o empleador, expresarle el deseo que se tiene de renunciar y comentarle personalmente los motivos que llevan a dicha renuncia. Con ello se busca culminar la etapa con buen pie y dejar una brecha que posibilite una nueva contratación en el futuro.

Por tales fines, toda buena carta de renuncia debe estar constituida por una introducción en la que reflejes a quién va dirigida y tus datos (incluyendo el cargo que desempeñas y los años en la empresa), acá también es oportuno comentar que renuncias y de manera breve incluir el motivo (opcional).

Por otro lado, se muestra el cuerpo de la carta, en donde manifiestas tu agradecimiento para con la empresa y jefe; mostrándote siempre positivo ante la circunstancia y reflejando tu profesionalismo.

Por último, conclusión de la carta; es acá en donde te despides amistosamente y dejas claro que a pesar de tu renuncia te encuentras dispuesto a ayudar si así lo requiere el caso. Recuerda que aunque esta es una carta de renuncia, nuestra amabilidad nunca debe desaparecer.

Consejos para escribir una buena carta de renuncia

En toda relación laboral, hay detalles que se deben tener presente dependiendo del país en el que te encuentres, aunque existen países que no te exigen plazos de tiempo para la culminación laboral, hay otros en los que sí; así que antes de dar el gran paso, primero averigua si en el país en el que te encuentras hay alguna exigencia extra para agregar a esta carta.

Ahora bien, cuando de redacción se trata, siempre hay maneras de sobresalir, aunque sea por medio de una carta de esta índole. Si bien, nuestra ortografía es la base de todo escrito, existen otros detalles que son, sin duda, el toque perfecto para mostrar con elegancia y personalidad cualquier carta que vayamos a entregar.

Evidentemente, los pasos para redactar una carta siempre serán muy similares; redacción breve, pero que no deje por fuera ningún dato necesario, dejar de lado detalles que no son importantes, debes tener presente que esta no es una carta para quejarnos y tampoco para dar elogios. Recuerda que este es un documento formal en el que tu actitud positiva dice mucho; así que sin más preámbulo, acá te dejo algunos criterios que te pueden ayudar con la redacción ideal para tu carta de renuncia.

  • Inicia con cordialidad sin dejar la formalidad, aunque parezca un poco contradictorio, empezar este tipo de cartas de manera amable y respetuosa, siempre es posible. Independientemente de la manera en la que te la llevabas con tu jefe, siempre es bueno demostrar que, lejos de sus diferencias, tienes un profundo respeto y cierto compañerismo hacia él o ella. Una manera de demostrarlo sería empezar diciendo:

Querido Rafael o Estimado Rafael, con este inicio demuestras cordialidad sin dejar de lado el formalismo.

Por otro lado, si la relación con tu futuro ex jefe se ha desenvuelto con más seriedad y especial formalismo, lo mejor sería iniciar con:

Estimado Sr. Ramírez o Querido Sr. Ramírez, es esta otra manera de darle a entender a tu jefe que las diferencias que existían quedan de lado y a su vez le muestras un gran respeto.

  • Deja clara la intención, a pesar de que el título de una carta de renuncia estará presente al inicio, nunca está demás aclarar la intención con la que va dirigida la carta pues; existen jefes que, con tal de no prescindir de sus empleados, ofrecen opciones para que su trabajador desista de la idea de irse. Es por ello que, lo aconsejable es que indiques con claridad el propósito. Algunas formas de indicarlo serían:

Mediante esta carta quiero presentarles mi renuncia irrevocable al puesto que he venido desempeñando en estos años.

Por este medio, quiero hacerles llegar mi deseo de culminar la relación laboral que con mucha responsabilidad he venido teniendo con ustedes.

Estas son algunas de las formas en las que puedes aclarar la finalidad con la que se ha realizado la carta y a su vez, demostrar que no hay marcha atrás.

  • Indica un plazo de preaviso, aunque para algunas empresas y países, indicar la fecha en la que abandones tu cargo no representa un problema, existen otros en los que es indispensable avisar con tiempo la intención de renuncia.

Para estos efectos, lo mejor siempre es presentar la renuncia con un lapso de tiempo razonable; esto te permite culminar todas tus actividades y a su vez brindar a la empresa la posibilidad de poner al corriente a tu reemplazo. Para ello lo aconsejable es colocar fechas de culminación seguido de la intención, por ejemplo:

Mediante esta carta quiero presentarles mi renuncia irrevocable al puesto que he venido desempeñando en estos años como ingeniero de obras, a partir del 10 de febrero de 2021.

Por este medio, quiero hacerles llegar mi deseo de culminar la relación laboral que con mucha responsabilidad he venido teniendo con ustedes, a partir del 02 de octubre de 2019.

Antes de plasmar una fecha exacta, recuerda que, este debe ser un lapso de tiempo mínimo de quince días o en su defecto, el que acuerdes con tu jefe en previas conversaciones.

  • Muestra tu agradecimiento, hay palabras que nunca están demás, el agradecimiento es una de ellas. Ser realmente agradecido por las oportunidades y en especial la de un trabajo, es un aspecto que muestra tu sinceridad en la redacción, imprimiendo en ella un grado de cortesía que quizás muy pocos hagan.

Para tales fines, lo mejor es hacerlo de esta manera:

No puedo despedirme sin antes agradecer la oportunidad y apoyo brindado por su parte, durante estos años en los que tuve el placer de laborar con ustedes.

Otra manera de hacerlo sería:

Enormemente agradecido por el crecimiento profesional que esta empresa me ha brindado a través de estos cinco años de trabajo.

No puedo hacer más que agradecer por la experiencia y oportunidad laboral recibida por parte de esta empresa.

Son muchas las frases que puedes utilizar para completar esta sección, está en ti buscar alguna que se adapte a tu personalidad y te ayude a ir plasmando un cierre lleno de amabilidad y respeto hacia aquella persona que leerá las líneas escritas.

  • Cierra con broche de oro, terminar la redacción con una buena nota, es el final ideal para toda carta de renuncia; en este punto puedes ofrecerte para cualquier actividad extra antes de tu partida o simplemente expresar palabras en las que se cree un vínculo final que deje en entredicho que pueden contar con tu apoyo; alguna de las maneras para hacerlo podrían ser:

Me despido, no sin antes decirle que me encuentro a su disposición para cualquier requerimiento antes de mi partida.

Demás está decirles que me encuentro a su orden para la realización de alguna actividad extra.

Estas palabras son algunas de las que puedes redactar en caso de que realmente quieras prestar tus servicios de manera desinteresada antes de marcharte; en caso contrario, lo que debes hacer es despedirte igualmente con amabilidad pero sin ponerte a la orden para actividades extras. Por ejemplo:

Agradecido con usted por todo el apoyo brindado durante estos años.

No puedo despedirme sin antes agradecerle por la comprensión y compañerismo de su parte.

Realmente agradezco por la experiencia que esta empresa me ha brindado en el transcurso de estos años.

Ya redactada las líneas finales, lo que resta es plasmar una frase sencilla, respetuosa y que no deje de lado tu sincero agradecimiento por la oportunidad brindada. Esto debes colocarlo después de las líneas finales y justo antes de tu nombre. Puedes concluir con algo como:

Sinceramente, saludos cordiales, siempre a sus gratas órdenes, sin más que agregar, con mucho respeto.

Esas son algunas de las frases finales más comunes para culminar un escrito, pero recuerda que estas varían dependiendo de la relación que realmente tenías con tu jefe o de tu personalidad.

Recuerda que una carta de renuncia no es una carta de quejas, así que evita realizarlas, abstente de críticas que no conducen a ningún lado y sobre todo ten presente que no importa las causas para tu renuncia, ante tus inconformidades mantén el profesionalismo y cordialidad que siempre te deben caracterizar.